Francisco Reyes: “Negarse a un cambio sería algo torpe”

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Francisco Reyes: “Negarse a un cambio sería algo torpe”

Mensaje por Lemos el 28/7/2008, 13:18



“Todo se acaba en julio. Todo lo laboral…”. Ésa, podría decirse, es “la” frase de esta entrevista. Uno de los protagonistas de “Viuda alegre”, uno de los actores más consolidados del elenco nacional, entra en fase de conversaciones y se abre a otras opciones, aunque su trayectoria está en TVN. Además, habla de sus proyectos personales.



Los rumores van y vienen, aunque Francisco Reyes no quiere hacerse cargo de ellos. Dicen que existe una posibilidad de que se vaya a Canal 13 a fines de octubre, cuando se termine su contrato con TVN.

Después de casi 20 años en la red estatal, el protagonista por excelencia estaría pensando en explorar otros lugares. “¿Quién te dijo eso? (se muestra nervioso, se ríe y después se pone serio). Es verdad que se me acaba el contrato en octubre y ya veré qué va a pasar... Yo creo que muchos me quieren, pero todo va a depender de los proyectos que me ofrezcan. Negarse a un cambio sería algo torpe, partiendo de la base de que ese cambio te ofrece algo mejor… no me interesa el cambio por el cambio, pero mi primera opción es hacer buenas producciones y excelentes personajes en TVN. Ahora, esa ecuación no siempre se da...”.

Con esa mesura que siempre lo ha caracterizado, Pancho no quiere dar más detalles y eso que ésta no sería la única oferta que ha recibido, ya que los movimientos también vienen fuertes en el área dramática de Chilevisión. “Entiéndanse con mi manager”, sugiere él, para dejar el tema atrás, refiriéndose a su mujer, Carmen Romero. “La historia del área dramática de TVN es muy fuerte en mí. Me siento parte de ella desde que la creativa dupla conformada por Sonia Fuchs y Vicente Sabatini me tomaran a fines de los ’80. Historia que no ha flaqueado nunca, a pesar de que nos ha ido mal algunas veces... Por eso, ellos tienen mi prioridad, pero si un proyecto lo amerita, no estoy cerrado a un cambio”.


TODO SE TERMINA EN JULIO

–Da la sensación que los últimos personajes no te han llenado mucho.
–Mira, me gusta hacer personajes ricos, que uno pueda encarnarlos con gusto. Que te estimulen la imaginación y la creatividad.

–O sea que últimamente no has estado tan contento con lo que te ha tocado hacer en televisión.
–Ha sido un trabajo menos intenso y como actor lo peor que te puede pasar es sentir que las cosas te resultan fáciles, porque ahí te vas muriendo.

–¿Cuál fue el último personaje que te llenó?
–Sin duda, el de “Los Pincheira”, porque había muchos elementos: su opción de vida, la familia, el contexto social, la época, etc. Se transforman en un desafío. Era aventurero y ése es un elemento necesario en mi vida, tener siempre espíritu de aventura. Por eso era genial cuando salíamos a hacer teleseries fuera de Santiago y nos metíamos en otras realidades, con otras geografías humanas.

–¿No te cansa el papel de galán bueno?
–No es eso lo importante, Miguel Pincheira era un “galán” más o menos bueno y más o menos malo. Un ser duro y tierno… Era entretenido de hacer… Era un desafío.
Definitivamente y como se ha escrito mil veces, a Reyes los años no se le notan. Sigue tan atractivo como siempre. Se confiesa tímido y poco canchero. Es coqueto y encantador, a pesar de que está menos ansioso, aunque sigue exprimiendo la vida sin pausas y con pocos miedos.

Francisco es un actorazo desde que decidió dejar la arquitectura, a los 25 años. Hombre de teatro y siempre protagonista de las teleseries de TVN, tiene también varias películas en el cuerpo.

Reyes es intenso, analítico, pero muy simple a la vez. A los problemas les otorga una medida justa y no pierde el tiempo en cosas que lo alejen de gozar la vida.

A fines de este mes se acaba todo. “Se terminan las grabaciones de ‘Viuda alegre’, la obra de teatro ‘Pancho Villa’, donde actúo con mi hija Rocío... La verdad es que ha estado genial. Ella tiene 20 años y estudia canto lírico, quiere ser cantante de ópera. Canta precioso y me emociona mucho escucharla”, dice este papá, fascinado. Asume, eso sí, que es bastante compañero de escena en la obra, mucho más que “papá” a la hora de trabajar.

Siente que “Viuda alegre” ha sido una teleserie bastante accidentada y se preocupa cuando le comento que es nervioso verlo como pareja con Paz Bascuñán, aunque la complicación pasa por si se nota mucho la diferencia de edad. En eso no cambia.

–¿Te pesa la edad? Te lo pregunto porque alguna vez fue un gran tema para ti, sobre todo cuando ibas a cumplir 50 años.
–Parece que se me nota que es un tema, porque me lo has preguntado siempre... Depende del día. La verdad es que depende de la energía con la que te estás moviendo, con lo que te está pasando. La edad no es un elemento gravitante si estás con tus motores encendidos. Por eso es importante sentir que lo que estás haciendo te provoca, si no, empiezas a sentir los achaques, a pensar en el fin de los días.

–¿Te da miedo morirte?
–No tengo a la muerte en mi agenda.

–¿Te siguen quedando tantas cosas por hacer?
–Tema para mi psiquiatra. Es curioso, siempre tengo la sensación de estar comenzando. Es cierto que cada vez hay un peso mayor que tiene que ver con la experiencia, la madurez y con el desgaste de materiales, sin duda, pero todo lo nuevo me parece atractivo, lo cual no tiene nada de raro, pero ya me veo experimentándolo. Bailo y ya quiero ser bailarín; patino en hielo y ya quiero pertenecer al Circo Ruso; monto a caballo y ya estoy en historias del 1800; tengo un campo y una vaca y ya estoy en el negocio agropecuario; pienso en el teatro y ya estoy en una compañía maravillosa; en fin, suma y sigue. Es rico, pero: “¡Para!”.

–¿Se te ha mesurado la ansiedad de gozarlo todo?
–No.

Asume que hasta hoy y a pesar de que hace varias producciones que ya no son pareja en televisión, para el público “la pareja televisiva” sigue siendo Francisco Reyes y Claudia di Girolamo. “Es rico tener complicidad escénica con otro actor, pero no es condición para el éxito de una teleserie... Cualquiera puede desaparecer de ella. Yo quiero morir en el teatro y actuando en televisión… y andando a caballo y produciendo aceite de oliva y trabajando con mis hijos y haciendo cine y recorriendo mi país y el mundo y pasándolo salvaje”, dice.

–¿En qué estás en cine?
–Espero de aquí a poco realizar una nueva película con Raúl Ruiz y también está en el horizonte la historia de la isla Dawson, de Miguel Littin. Estoy atento a que estos proyectos se concreten, pero con Littin nunca se sabe cuándo “salta la liebre”, y siempre salta cuando estás mirando para otro lado (se ríe).

Confiesa que en teatro tiene ganas de formar algo propio. “Un proyecto que tenga que ver conmigo, con mi forma de ser... Entonces, en todo este período más relajado que se me avecina, me voy a dedicar a eso. Con Marcelo Alonso, con quien tengo bastante afinidad y en esto siempre hay que tener un partner, estamos tirando ideas y comenzando a elaborar el proyecto. Vamos a ir a Buenos Aires en busca de obras, a verlas y a entrevistarnos con algunos teatreros. La idea es abrir fronteras, intercambiar directores, actores, movernos. También tenemos ganas de desarrollar una actividad regional permanente. Hay recursos, interés y el público de regiones es maravilloso”, comenta.

–¿Qué les gustaría hacer exactamente con Argentina? ¿Con qué compañías?
–Concretamente vamos a ver cuatro obras: “Dolor exquisito”, dirigida por Emilio García; “La noche canta sus canciones”, de Veronesse; “Los sensuales”, dirigida por Alejandro Tantanián, y “Acasusso”, dirigida por Rafael Spregelburd. También nos vamos a reunir con la compañía “Timbre cuatro” y vamos a presenciar un ensayo de “El tercer cuerpo”, dirigida por Claudio Tolcachir. Para esto hemos contado con el “desinteresado” apoyo del gran Festival Santiago a Mil.



23 AÑOS DE AMOR


Francisco lleva más de 23 años con Carmen Romero, directora de ese festival de teatro. Muere por ella y lo dice cada vez que puede. Su admiración es absoluta.

Pancho Reyes tiene cinco hijos y los tres menores son de Carmen. El mayor tiene 29 años. “Simón está estudiando pedagogía básica. El vivió varios años en Alemania estudiando antroposofía. Somos muy buenos amigos”. Después viene Gabriel, que estudia cine. Tiene 25 años y “le costó enrielarse, pero está contento”. Después la Rocío, con quien comparte escenario actualmente; Ismael, “que es un loco maravilloso” y que cursa tercero medio, y Elisa, que va en sexto básico y que, según Pancho, “tiene un gran carácter y escribe obras de teatro”.

–Gran carácter, igual que su madre.
–Bueno, si la Carmen no tuviera carácter no existiría Santiago a mil.

–¿Y te vas a casar algún día con ella?
–Pero si ya estamos re casados, aunque el matrimonio no es una institución que nos haya hecho falta ni para mantener la pareja ni como respaldo para los hijos... Quizás cuando cumplamos 30 años juntos nos volvamos a casar por la ley-pareja, que no es dura. Mira, sólo con amor se me puede mantener al lado. Ahí tienes un buen título (se mata de la risa).

–¿Alguna receta para tantos años de felicidad?
–Vivir. Sólo vivir…

“Como todo se termina en julio...”, frase que ha repetido innumerables veces en esta entrevista y que sólo tiene que ver con el aspecto profesional, Francisco Reyes cuenta que pretende tomarse un buen descanso y para eso su sueño es volver a un lugar que conoció en febrero pasado y que se encuentra en el cajón del río San Pedro, a tres kilómetros del pueblo que lleva el mismo nombre. “Se llama Alto Atacama y es un lugar impresionante, precioso. Tiene una arquitectura fascinante, te lo digo yo, que también soy arquitecto, construido en un piso con los mismos colores terracota de la montaña, que cuando entra la última luz de la tarde toma los tonos preciosos del desierto. Es un lugar silencioso, sin ninguna luminaria, sólo luces indirectas, donde en la noche se encienden las estrellas …de verdad ahí yo me desconecto, logro relajarme íntimamente”.

–San Pedro es mágico, tiene mucha energía.
–Sí, es muy hermoso. El pueblo mismo es muy turístico, lo que también tiene su gracia, pero en sus alrededores puedes encontrar gente originaria maravillosa y muchos lugares sorprendentes. Una vez estuvimos en la laguna Miñiques, en plena cordillera con mesa puesta y vino de primera, al aire libre... Solos.

–¿Te gusta el silencio?
–Me encanta. Yo soy mucho más silencioso que bullicioso. También soy un poco ermitaño, pero no solitario, me gusta estar rodeado de mis afectos. En general tiendo al apego, al cariñito cerca, al calorcito humano.

Luego piensa acompañar a su mujer a Moscú al Festival de Teatro... “Después de mucho tiempo, vamos a volver los dos solos a Europa. Hace 20 años que no lo hacemos”.

–¿Tanto tiempo?
–Sólo hemos ido a Tunquén (se ríe)… No, mentira. La verdad es que esto emula los viajes que hacíamos cuando recién comenzamos nuestra relación.

–¿No se vaya a aburrir ella de ti?
–Nadie se aburre en esta relación. Nosotros nos arreglamos para que la vida sea entretenida. Igual la Carmen viaja muchísimo y trabaja como enferma, más que yo. Yo llego antes a la casa y eso que es buena mamá, buena dueña de casa, buena pareja. Es tremenda, tiene una potencia enorme.

–¿Qué es lo que más admiras de ella?
–Tal vez la confianza en sí misma, su capacidad de soñar y de concretar. Es una hormiguita. Va poco a poco, y construye enormes obras. Santiago a mil y más de 20 años de relación conmigo son dos grandes ejemplos.

–¿Qué es lo que Carmen Romero más detesta de ti?
–Nada.
------
Fuente: www.cosas.com
Fecha: 28/07/2008

Lemos
Admin

Cantidad de envíos : 124
Fecha de inscripción : 11/06/2008

Ver perfil de usuario http://essasmulheres.forolatino.tv

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.